Flecos, Flecos y más Flecos

image

Flecos de antelina, flecos de lana, flecos de plumas, rojos, verdes, blancos, rosas, amarillos, negros, azules… Flecos, flecos y más flecos. Pensar en flecos, me recuerda a playa, vacaciones y sobretodo a moda “boho”, ” hippilandia”, ibicenca, vamos, ¡que me encantan los flecos!.

Podeis encontrarlos, en todo tipo de prendas y complementos, desde faldas, camisetas, cazadoras… Y sobretodo bolsos y zapatos.

Lo único que os puedo recomendar, es que no recarguéis vuestro “outfit” con ellos, es decir, si vuestro “look” lleva una bota alta de flecos, no incorporéis nada más. La prenda o el complemento que los lleve, debe ser el protagonista, el rey del “look”,  y nunca debe camuflarse entre otros flecos, a menos, que sean muy discretos.

Os propongo este “outfit” con mis jeans favorito, una camisa blanca, cinturón, cazadora vaquera con perfil de perlitas, peep toes animal print, y por último la joya del “look”, un bolso trapezoidal con flecos largos. Ideal para una tarde de compras. Podeis tanto conjuntar los colores del zapato y el bolso, como simplemente coordinar con el resto de la ropa. Yo nunca respete esa norma, para mi absurda, de bolso y zapato iguales, a veces lo cumplo pero no es algo que tenga en cuenta cuando me visto, y además “gracias a dios”, está empezando a ser “demode” o lo que es igual, “pasado de moda”.

Se me ocurre otro “outfit”, poneros una falda corta, lisa o estampada, una blusa, camiseta o camisa a “doc”, bolso casual y ¿los protagonistas del conjunto?, pues unos botines de flecos. Maravilloso para un día entre amigas.

botines flecos 1

Iluminación divina!, imaginaros, una faldita de flecos corta, una parte de arriba “que pegue”, una bota alta, plana o de taconazo, un bolso casual y listo para una cita especial. Esperar, esperar, esa misma falda con una valencianas con brillo y una pamela, ohhh, ideal para un evento mañanero, la prenda superior y el bolsito os dejo que lo inventéis vosotros. Este semi look, me parece super gracioso y original, como diríamos en mi familia “arreglada pero informal”.

Faldas flecos

Podría pasar horas y horas hablando de esta tendencia. En fin, ¡el mundo flecos!, fascinante.

 

 

Mis Príncipes Guerreros

image

En un país no muy lejano, vivían un grupo de pequeños príncipes que vivían felices, jugando, riendo y disfrutando de su inocencia. Sus padres, los reyes, les mimaban, protegían y adoraban, como nadie podría jamás hacerlo.

No podían imaginar, que un malvado grupo de aliens cancerígenos, tenían la intención de atacarles de la peor forma posible, a traición, con alevosía y cruelda, pensando que al ser unos inocentes niños, su guerra estaría ganada. Pero, pobres ilusos, jamás pudieron pensar que esos seres aparentemente indefensos, se convertirían en el peor enemigo al que podrían enfrentarse, porque, eran unos GUERREROS ganadores.

Un día, una de estas pequeñas, la princesa Silke, fué al hospital real por una pequeña fiebre. Después de pruebas y pruebas, apareció un mago de bata blanca, que le explicó a ella y a los reyes, que estaba siendo invadida por un malo, malísimo llamado Cáncer, pero que junto a las pociones mágicas quimioterápicas y a su fuerza, podrían machacar a este malvado. Lo único que le pidió a cambio de sus pociones, fué su pelo y en algunos momentos, un poquito de su fuerza. Silke, se quedó pensativa y tras varios minutos, aceptó el trato y se convirtió en una nueva PRINCESA GUERRERA.

Cuando llegó al castillo, le esperaba una gran sorpresa, su brazo derecho, la primogénita de la familia, la princesa Erika, su hermana. Erika ya tenia preparado todos los pergaminos con las estrategias de amor y cariño para empezar la lucha. De repente, todos los súbditos del reino, se unieron a la lucha capitaneados por esta pequeña gran mujer guerrera.

Silke, se colocó su pañuelo y con todo su ejército al lado, comenzaron las batallas con las pociones quimioterapicas. Tras 3 ciclos, el alíen comenzó a decaer y a darse cuenta que, había sido un error atacar a una princesa tan fuerte y luchadora cómo Silke.

Aunque este cuento, todavía no ha acabado, sé que tendrá un final feliz y de aquí a unos meses podremos terminarlo con la famosa frase, “colorín, colorado, este cuento se ha acabado”.

PRINCIPES y PRINCESAS, sois los GUERREROS más fuertes del mundo. Venga aniquilar a todos los aliens del mundo.

Muy “Chic” con Pamela, Sombrero o Tocado

pamelas 1

En estas fechas, parezco el rey de España en navidad, a lo que iba, es el momento de pensar en comuniones, bodas y algún bautizo. Para tales eventos, tenemos que aprovechar para ponernos “ideales de la muerte” y atreverse, a lucir en nuestras “testas”, una pamela, un sombrero o un tocado. No solo porque nos dará un “aire” lleno de elegancia, majestuosidad y muy “chic”, sino también, porque apenas con este complemento, nuestro vestuario cobrará vida propia.

A ver, según el protocolo “palmero-sombreril o toqueril”, tanto una pamela, un sombrero como un tocado, se deben de utilizar con vestidos tipo “cóctel”, lo que yo entiendo como vestido corto o vestido a media pierna.

Las pamelas y los sombreros, sólo en bodas de mañana y podreis quitárosla a partir de media tarde, más o menos a las seis. Existen otros “gurús” del protocolo, qué asumen la misma regla que se utiliza en los tocados y que ahora lo comento.

Los tocados, pueden ser lucidos en todos los eventos y tanto por la mañana, como por la tarde-noche, aunque a mí me gustan más de mañana sí son muy espectaculares y discretos para tarde-noche. No os debéis desprender de ellos en todo el día. Vamos a ver, esto es solo protocolo, luego podéis hacer lo que os venga en gana, aunque por experiencia propia, nos vemos tan “monas” que no es problema mantenerlo todo el santo día colocado.

Las pamelas y los tocados, se colocan en el lado derecho, ya que iremos agarradas a nuestra pareja del brazo izquierdo y así no lesionareis a vuestro compañante antes de tiempo. Hablando de esto, cuidado con los besos, al no estar acostumbradas y si nuestro “estiloso” complemento es de un tamaño medio o grande, nos pasaremos el día sacando ojos a diestro y siniestro. Por eso, “precaución amigas conductoras” y dar un solo beso en el lado izquierdo, queda muy fino, “muac” y punto.

Ya podéis decirles a vuestros familiares y amigos que opten por celebraciones de mañana ja,ja,ja,ja. Mi boda fue por la tarde, no lo cumplí, soy una auténtica traidora, ¿verdad?.

Os dejo en la foto algunos modelos que encontré en mi boutique favorita Top Queens en Ciudad Real y además cuestan solo 25 €, ¿como no voy a ponerme alguno en las dos comuniones que tengo este año?.

 

Cari, podríamos Empapelar…

Cari

 

Cari, tesoro, amor de mis entretelas, ¿que te parece, si hoy domingo empapelamos el hall, una pared del dormitorio y … ?, ¿Verdad que es buena idea, que te parece, lo hacemos?, ya tengo todo, el papel, la cola y el material necesario, lo ponemos ahora ¿te parece?. La cara de tu chico que estaba relajada, animada y esplendorosa, se vuelve seria, amarga, desencajada y varias ideas se le pasan por la cabeza (tierra trágame, ¿no te ibas a ir con tu madre?…), pero aguanta estoicamente y como un “perrito faldero” te mira y te contesta; claro princesa lo que tu quieras, ahora mismo dejo de ver la final de la “Champion” para empapelar, mientras tú me vas diciendo como tengo que hacerlo, no vaya a ser, que no te guste como queda, reina de mi vida.

Como esta no es la realidad, después de varias semanas y tras varias súplicas sutiles fallidas, empiezas a empapelar con tu madre. Pero ni a tu madre ni a ti os importa, es un buen momento para estar juntas. Y comienza la acción, lo primero es preparar la cola. Si es en polvo, advertencia, fijaros bien en la cantidad de agua y el tamaño del recipiente donde la vais a preparar, yo me equivoqué, utilicé un recipiente pequeño y le puse poca agua, ni os cuento la que monté, mejor cola ya preparada. Cuidado al comprarla, tener en cuenta el tipo de papel que usáis para que el pegamento sea el idóneo.

El paso siguiente es cercioraros de donde se pondrá la cola, en el papel o en la pared. Una vez controlado este tema, encolamos la superficie, lo mejor es cortar previamente la tira con una medida mayor que la altura de la pared, luego ya la recortaréis. Con el cepillo o un trapito vais quitando las burbujas y listo. Y así tira a tira hasta acabar la pared. Cuidado con los papeles con estampados, tenéis que buscar el dibujo para que coincida. Y con paciencia y ayuda lo conseguiréis.

Yo, aunque tengo mucha suerte con mi marido, lo hice con mi madre y el resultado lo veis en la fotito, pero si vuestra pareja es como el descrito en el primer párrafo, enhorabuena, no lo dejéis escapar.

No me mates por “Alá”, mátame porque eres Tonto

IMG_0237

 

Este post, me sale del corazón, un corazón herido, un corazón confuso, un corazón impotente, un corazón enfadado, en definitiva, un corazón solidario.

Realmente quería hablarte a ti, humano terrorista que matas por “Alá”, no te engañes, no lo haces por tu dios, no lo haces por el paraíso, ni lo haces por las 7 virgenes que según tu religión encontraras cuando estés muerto, si te inmolas. Lo haces porque eres tonto. SI, lo eres, no te das cuenta que tu autoestima deja mucho que desear, que te comieron el “coco” unos desaprensivos, que dicen, que es el mandato divino. Lo dicen unos que no se arriesgan en los atentados y ni siquiera está dentro de ese mandato, ser ellos las bombas humanas. No te das cuenta humano fanático (no llegas ni a la calidad de persona), que tu dios nunca querría una cosa asi.

Humano terrorista, las personas tenemos más clase, más sentimientos, más corazón, como para pagarte con la misma moneda, ni tan solo un insulto saldrá de mi boca, No mereces ni eso. Te vamos a demostrar que estamos unidos y que puedes resucitar e inmolarte un millón de veces, que nuestra respuesta seguirá siendo la misma. Nos seguiremos uniendo y seguiremos haciendo nuestra vida, seguiremos yendo a trabajar a otra torre gemela, seguiremos cogiendo el cercanías, seguiremos disfrutando de conciertos, seguiremos volando en aviones y seguiremos subiendo al metro. Eso si, siempre recordando a los que tu y tus compadres humanos matasteis, porque ellos, SI llegaran a tu paraíso, o a otro cualquiera donde podrán sentirse orgullosos por haber muerto a manos de algunos personajillos, que dicen hablar en nombre del pueblo islamico y de “Alá”, sin ser verdad que los representan.

Humano terrorista, ojalá algún día te des cuenta de todo y te conviertas en una persona con corazón. Y no te olvides, NO ME MATES POR “ALÁ” Y MÁTAME PORQUE ERES TONTO.

 

“Eres de Montorooooo”

5

 

Ahora que llega la Semana Santa, que mejor momento para hablar de esta tierra cordobesa. Y pensareis, ¿por qué una ciudarealeña nos cuenta cosas de Montoro?, pues “súper, hiper, mega” sencillo, mi marido es montoreño y no solo son gente absolutamente maravillosa, también tienen un pueblecito precioso y su Semana Santa, para no perdérsela.

A unos 40 km de Córdoba y en dirección a Ciudad Real, por la carretera nacional, encontrareis un pueblecito con mucho encanto. El campanario rojizo de la iglesia de San Bartolomé, luce sus mejores galas entre las casitas blancas que la rodean. Como dijo una vez, mi mejor amigo portugués, bueno mi hermano postizo, ” en este país, lo primero que se ve de un pueblo, es la torre de una iglesia”

Sus calles empinadas, son el escenario para una de las semanas santa más bonitas que yo he podido ver, eso si, con permiso de la ciudarealeña, que no se me enfade nadie por favor.

Hay muchas cosas que me fascinan de estas fechas en ese pueblecito, que me acoge cada año como si fuera una montoreña más. Os las voy a detallar para poneros los “dientes largos”.

La primera es la subida de varios “pasos” por la calle alta, una de las calles, por no decir la más empinada de todas, de verdad, ni os lo imagináis. Lo que todavía no conseguí entender, es como soy capaz de bajar con los taconazos por ella. Bueno, a lo que iba, es súper bonito ver como los costaleros suben “del tirón” esas imágenes tan pesadas. Un ¡espectáculo!.

La segunda, es “el prendimiento”, una escenificación de este pasaje católico, en el que un Judas montoreño sube al “paso”,  después de entregarle una monedas, besa la figura de Jesus, y acto seguido los granaderos del imperio romano, alzan sus lanzas imitando este prendimiento. ¡Precioso!

Otro momento para reseñar, es la salida de “Padre Jesus”, el Rey de Montoro. Su salida a altas horas de la madrugada, en una pequeñísima placita y rodeado de todo el Imperio Romano, es digna de ver. Nunca pude ver tantísima gente en un espacio tan pequeño. El Rey de Montoro, pasará el resto de la noche y parte de la mañana siguiente, por la calles de Montoro aupado por todos sus vecinos.

Lo más de lo más para mí, es el Imperio Romano. Con sus oficiales, sus Gastadores, sus Granaderos y sus cornetas y tambores. Cada grupo con su uniforme, bien diferenciado unos de los otros, por sus botas, sus capas, sus corazas, sus morriones (plumas del casco)… Es difícil encontrar alguna familia Montoreña que no tenga o no haya tenido, uno o más romanos en su casa. De verdad ver bajar a todo el Imperio Romano por la calle del Santo, es una imágen fantastica.

Necesitaría unos cuantos post para contaros todo, por eso lo mejor es que “os plantéis” en Montoro y lo disfrutéis como yo lo hago año tras año.

 

Forever

FOREVER 1

 

Habitualmente eres aún un baby, cuándo tus padres te sientan en el sofá, y empiezan a contarte una historia. Que si una semillita, que si vas a tener un hermanito/a, que si la tripita de mami va a crecer, que si lo vas a querer mucho, la, la,la, la.

El pequeño cerebro, aún inmaduro pero muy avispado y con entidad propia, comienza a enlazar la información y a traducirla a tu idioma, mandándola como lluvia de pensamientos incesantes, para llegar a la siguiente conclusión: Pero vamos a ver, queridos seres adultos ¿me estáis diciendo, qué mi querida mamá, esa que no me deja ni a sol ni a sombra, esa que ocupa el 100% de su tiempo en mí, va a empezar a engordar,  que tú, querido papá, un día después de unos cuántos meses, me vas a dejar a toda prisa con los abuelos, los tíos, o cualquiera que me quiera soportar y desaparecereis 1 o 2 días para luego llevarme a un hospital,  y enseñarme a un ser pequeño que sólo llora, con el que no puedo jugar, ni cogerlo como un muñeco, si no es con supervisión, y que además va a provocar mi abdicación obligada, convirtiéndose en el o la nueva/o reina o rey de la casa y de mi mundo?, ¿de verdad es eso?. Pues qué queréis que os diga, no tengo ningún interés gracias.

Luego cuando tienes 25 o 30 años, a alguien se le ocurre haceros un book de fotos a cada uno y si os pasa como a mí, que somos tres y parece que mis padres, fueron entrenándose para que cada vez salieran mejor, llega la siguiente lluvia de pensamientos, en una convención familiar donde, tu madre, poseída por el espíritu de “la madre de la pantoja” orgullosa de sus retoños, insiste en visualizar los books. “Se masca la tragedia”, y como no podría ser de otra forma, una de tus tías maravillosas, comenta el reportaje. Venga primero la pequeña, “¡¡¡¡POR FAVOR, QUE GUAPÍSIMA, QUE IDEAL, UNA TOP MODEL!!!!”. Sigue la tarde, con el mediano, el chico, ” ¡¡¡¡OIGGG, OIGGG, NO SE PUEDE SER MÁS GUAPO, SI PARECE BRAD PITT!!!!. Y por fin llega tu turno… pausa…silencio… “Está mona”. ¿MONA,  MONA?, ¿donde está Angelina Jolie?, ¿donde está Claudia Schiffer? y  ¿donde están mis alagos?, parece que no están muy cerca.

En fin, tras el impacto inicial, te vas dando cuenta, que por mucha abdicación, por muchos lloros, por muchas peleas que tengáis, o por muchas comparaciones que os hagan, tus hermanos se van a convertir en elementos fundamentales en tu vida, qué estarán siempre contigo, que serán tal vez tus mejores críticos pero a la vez tus mejores apoyos, y que aquel pensamiento que tu cerebro fabricó  unos cuantos años antes, se convertirá en el mismo, que tus hijos tendrán cuando le contéis esa historia que te contaron a ti.

Postdata: Aunque entren en juego nuevos elementos, a los que yo llamo “agregados”, es decir, tus cuñados y cuñadas, recordar que siempre estarán a vuestro lado.

Primavera, aunque, Nieve

Primavera aunque Nieve

Estaba yo durmiendo plácidamente, cuando una pequeña luz entra por la ventana y sorpresa, sorpresa, era un rayo de sol. Mis ojos se abren como cual ave fénix resurge de sus cenizas. ¿Será verdad que llega la primavera?, y si mañana nieva, me da igual, para mi empieza hoy mismo.

Salto de la cama con gran alegría y emoción, abro el armario y “horror” cuellos altos, chaquetas de lana, colores oscuros… No pasa nada, como soy previsora, me voy al otro armario y allí está ella, mi cazadora de antelina rosa persa (color según wikipedia, para mí rosa fuxia clarito), de nueva colección que me compre a finales de enero para no quedarme sin ella y menos mal porque sé, que se agotaron enseguida. La miro con deseo y admiración, maquinando que ponerme para complementarla, si por mi fuera, solo me vestía con ella, pero creó que llamaría mucho la atención, por eso sigo pensando. Una bombilla se enciende en mi cabeza y… ¡eureca!, “mis Peep Toe rosas (persa también)”. La alegría me embarga cada vez más. Ummmm y ¿que bolso?, pues “apañao” mi bolso cocodrilo rosa palo. Pues ya esta. ¡Eh,eh,eh, me falta algo!, veras que al final salgo a la calle medio en “bolas”.  Que nooooo, mis jeans y una blusa rosa palo con lazada en el cuello y ahora si, “look” completo.

Uffff, la adrenalina debe estar por las nubes… Venga un poquito de potingues en “my face”, ralla de ojo, cejas perfectas, labios rosas y rímel, no rimel no, tengo extensión de pestañas.

Ahora si, por fin estoy lista y a la calle, pero con gafas de sol, y lo dicho, si mañana nieva, para mi, YA ES PRIMAVERA.

 

Mi Calva y Yo

image

 

Uno de los grandes miedos cuando te dicen ” usted tiene un cancer”, es el cambio de imagen al que te vas a enfrentar y sobretodo en una mujer, que teóricamente somos más coquetas, aunque no quiero quitarle ni un ápice de importancia a este cambio en los hombres.

Después de la noticia, y si dentro de tu tratamiento está como arma de destrucción masiva la quimio, lo primero que preguntarás, casi seguro, será, ¿y se me va a caer el pelo?. Si la respuesta es SI, tranquilos, NO PROBLEM, tenemos varias opciones a cual mas estilosa, y que nos hará vernos y sentirnos mejor.

Las dos grandes opciones, sobretodo para las mujeres, bueno realmente tenemos tres pero hablaré de dos, que son las más comunes, son pañuelo/ turbante o peluca.

La opción tres, seria la más simple, con la calva al aire. Yo en casa estaba siempre con esta opción, el problema fundamental, es que inicié la quimio en invierno y no sabéis lo que abriga el pelo. Y hablando de calva, me gustaría aconsejaros que no dejéis que se os caiga el pelo, cortarlo vosotras/os. Este corte puede ser progresivo o a lo bestia, de golpe. Yo lo hice de golpe sin miramiento  y fenomenal. Recordar ” Me rapo porque quiero, No porque se me cae”.

Si os apetece veros con pelo, buscaros una peluca de pelo natural y puede ser lo mas parecida a vuestro corte habitual, o innovar y cambiar totalmente de look. Cualquiera de las dos, si os hace sentiros bien, será la mejor opción. Yo me compré una rubia, y finalmente tuve que darle la razón a mi marido cuando me decía “no te la vas a poner”, pero me la puse tres veces, bien amortizada ¿no creéis? Ja,ja,ja. El gran problema que encontré, es que no solo me picaba un poco, sino que como mi cabeza es pequeña, se me movía mucho, y en medio de cualquier sitio me podríais haber visto moviéndola de un lado a otro para colocarla. Vamos, que no se notaba, nada de nada, que llevaba peluca.

Para mi forma de ser, lo mejor fué el pañuelo, me sentía genial, muy ibicenca, moderna y estilosa. Además, tuve pañuelos para cada look que me ponía y muchas veces, me colocaba un sombrero encima, acentuando el glamour que me caracteriza, ja,ja,ja.

Conclusión que elijáis lo que elijáis, lo importante es sentiros lo mejor posible con vosotras/os mismas/os

Vamos Guerreras y Guerreros a por el alíen maldito.

Mrs.Potato, Mi gran referente

Mrs.Potato

 

Os preguntaréis el por qué Mrs Potato es mi gran referente, pues es muy fácil. Yo soy Mrs Potato, e incluso muchas de vosotras y muchos de ellos también, no vayáis a creeros ehhhh.

Poneros en situación, 7 u 8 de la mañana, un sonido desagradable y pesado comienza a sonar, se llama “despertador”. Y lo peor, es que no para, hasta que no te despiertas. Te intentas levantar entre legañas y bostezos y llegas al cuarto de baño donde te enfrentas a la cruda realidad, ¡tu cara!, “Ohh my god, ¿esta soy yo?”, pues si lo eres, a cara lavada y con un sueño espantoso, realmente es la misma que la noche anterior cuando te acostabas, pero a esas horas todos los gatos son pardos. Te refrescas un poco, mientras comienzas a abrir los ojos completamente y una vez despejada, agarras la taza del café o la de leche y tu mente comienza a funcionar como una verdadera Mrs. Potato.

Y sí, Mrs Potato soy yo, y comienzo mi juego conmigo misma. Me coloco el primer complemento, los dientes (con el cáncer, por suerte o por desgracia tuve que renovar mi dentadura). Acto seguido, llega el segundo complemento, las lentillas. Tambien podría dejarme las gafas como muchas veces hago, pero entonces esté se convertiría en el primer complemento que me coloco nada más abrir los ojos. Llega el momento del maquillaje (complemento adicional que Mrs. Potato no necesita porque ya tiene buen color) y para terminar me coloco los labios a ” doc” con el atuendo que ya preparé anteriormente.

Lo siguiente que Mrs Ann Potato hace, es colocar los complementos capilares. Me hago una coleta y acto seguido, complemento “al canto”, mi coleta postiza.

Otro gran complemento, que no siempre adjunto a Mrs.Potato, son las uñas postizas, tan monas, tan sexi, tan de todo, pero cuando las coloco, que sensación, que experiencia, uffff, que “chachi piruli”.

Cuando termino con estos complementos, me visto, sin olvidar el complemento, sujetador con rellenó (toma ya, dos tallas más de pecho)  y a veces la flaja , no por mucha necesidad, es por gusto para apretar la pequeña lorza “barriguera”, y claro, los tacones, de 10 a 12 cm más de complemento.

Para acabar mi juego, coloco, abrigo, cazadora o prenda exterior, dependiendo del temporal, el pañuelo o bufanda, los guantes, el sombrero, el bolso….ufffff que agotamiento, y por fin lista para triunfar.

Definitivamente, soy una especie de fraude, si me ves por la calle, solo pensaras, “Oiggg que niña más mona, tan bien arreglada, que escote, que curvas, que dentadura tan perfecta, que ojazos, que coleta, que uñas tan expectaculares, que taconazos lleva, ¿como los aguantara?”, pues con mucho entrenamiento. Y al llegar a casa, fuera lentillas, coleta, uñas, tacones, ropa, relleno, incluso a veces, como os comenté, fuera faja y “todos contra la pared”, los dientes los dejo, no por nada, sino para poder comer, y bienvenida hipermetropía, bizquera, “planura”, lorcilla, metro y medio… Aunque sinceramente, no cambiaría nada, me gusto como soy y como el amor es ciego, a mi marido también (será porque sabe que es difícil deshacerse de mí).

Total, que no me digáis que Mrs.Potato y yo no nos parecemos. ¿Verdad que si? , pues eso, mi referente.